Mezquita-Catedral
Nota de prensa
11.05.17

“Sin la labor de la Iglesia posiblemente hoy no podríamos contemplar esta joya artística tan admirada como es la Catedral de Córdoba”

  • El Cardenal Robert Sarah inaugura el foro Osio con una conferencia titulada “La Catedral: un lugar santo de encuentro de Dios con los hombres”
  • El Cardenal, que fue presentado por el Obispo de Córdoba, D. Demetrio Fernández, ha explicado el sentido profundo de la Catedral, que va más allá de su espectacularidad, su historicidad y su exotismo
  • • Recuerda que los católicos de Córdoba se han preocupado durante muchos siglos de conservar la Catedral, que antes fue Mezquita, construida a su vez sobre una antigua basílica cristiana

El Cardenal Robert Sarah, prefecto de la Congregación para el Culto Divino y la Disciplina de los Sacramentos, ha sido el encargado de inaugurar hoy el Foro Osio con una conferencia titulada “La Catedral: un lugar santo de encuentro de Dios con los hombres”. El Cardenal ha sido presentado por el Obispo de Córdoba, D. Demetrio Fernández, que ha alabado la figura del Cardenal. Por su parte, el Deán Presidente del Cabildo Catedral, D. Manuel Pérez Moya, ha dado la bienvenida.

En su intervención, el Cardenal ha explicado el sentido profundo de la Catedral, que va más allá de su espectacularidad, su historicidad y su exotismo. La Catedral es mucho más que un museo o biblioteca, dirigido al turismo y a las investigaciones histórico-artísticas. “Es ante todo un lugar de fe”, ha señalado el Sr. Cardenal, un lugar litúrgico, donde se celebra el misterio de Cristo, y un lugar espiritual para el encuentro con Dios. 

Por otra parte, el Cardenal Sarah ha insistido en que la Catedral es la “iglesia primera o principal” del obispo en una diócesis, porque en ella se encuentra la sede o cátedra episcopal, desde la cual cada obispo guía y gobierna la comunidad diocesana, enseña la vida de fe y la doctrina de la Iglesia, y preside las celebraciones litúrgicas.

No obstante, desde sus orígenes, la Catedral no sólo fue el lugar de culto principal en la diócesis, sino también un lugar de cultura en medio de las ciudades, donde, además de celebrar la liturgia, se impartían estudios de teología, filosofía, gramática, latín, etc. y fue el origen de las escuelas catedralicias, que dieron lugar a las universidades.

Precisamente la imagen de la “cátedra” pasó posteriormente del ámbito eclesiástico al ámbito académico de las universidades y, por eso, se habla de “cátedra” universitaria de un determinado “catedrático”, como lugar de enseñanza y autoridad sobre un grupo de alumnos.

Sarah ha recordado, finalmente, que precisamente por este valor espiritual, litúrgico y teológico de la Catedral, los católicos de Córdoba se han preocupado a lo largo de muchos siglos de conservar este impresionante conjunto artístico que fue mezquita, construida a su vez sobre una antigua basílica cristiana. “Sin este interés de la Iglesia, muy posiblemente no podríamos contemplar hoy esta joya artística tan admirada. Su perfecta conservación se debe a la importancia que tuvo, tiene y tendrá este edificio para los fieles católicos de esta Iglesia particular”, ha concluido. 

Utilizamos cookies anónimas

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener